abril 2021
Innovación Soluciones Energéticas

Abastible pionero asesorando a pisqueras con soluciones energéticas innovadoras en procesos de destilación para elaborar piscos premium

El experto en destilación y emprendedor pisquero, Luis Solano, reflexiona sobre cómo se inició la migración de la industria que destilaba en base a leña hacia la energía más limpia del gas licuado, de la mano de un equipo de expertos y del portafolio de soluciones energéticas diseñadas e implementadas por Abastible para obtener un proceso sofisticado de destilación. 

El pisco nace de la destilación de vino elaborado con alguna de las 13 variedades de uva procedentes de las regiones de Atacama y Coquimbo, cuna de la cultura pisquera de Chile y que poco a poco está mostrando signos de internacionalización. 

“Los primeros alambiques funcionaban con fuego directo a leña. Hablamos de 1733 cuando partió la elaboración del pisco, y que en muchos casos continúa con el mismo combustible hasta hoy”, explica Luis Solano, técnico agrícola de profesión con cerca de 30 años vinculado al sector pisquero, y cercano conocedor de cómo opera a nivel artesanal e industrial.

Está de acuerdo con que la tradición pesa mucho sobre la destilación, pero que las condiciones globales hoy son muy diferentes al pasado. Por ello, impulsar la renovación energética con asesores expertos resulta fundamental para que la industria siga creciendo en nuevos segmentos y mercados competitivos que hoy exigen estándares diferentes en calidad y sostenibilidad medioambiental. 

“En 2018, estando a cargo del proyecto Cultura Pisco de La Vinoteca -que buscaba hacer emerger a pequeños productores-, ayudamos a impulsar el proyecto Cogotí de Bárbara Novoa. Abastible se encargó de la parte energética aportando con una mirada técnica e innovadora que permitió realizar un proceso sofisticado de destilación: más sustentable con el medio ambiente, más eficiente en la operación, más segura para los trabajadores y potenciando la calidad del producto.

Entonces, la compañía nos propuso y demostró que con un sistema totalmente innovador con quemador directo en cada alambique podíamos obtener un producto de alto estándar de calidad al poder controlar la temperatura de manera automática en las distintas etapas del proceso de destilación”. 

Lo habitual era -y lo sigue siendo en su mayoría- destilar con un sistema de calderas que generan vapor, que va calentando los alambiques que contienen el vino que debe alcanzar los puntos de ebullición para ir obteniendo el alcohol en su estado puro. Los combustibles tradicionales para estas calderas son la leña principalmente, luego carbón y petróleo.

La implementación que Abastible diseñó y desarrolló para Cogotí se convirtió, entonces, en el punto de partida para que las pisqueras comenzaran a migrar hacia el gas licuado, marcando un punto de quiebre y un cambio positivo en la industria. 

“Pensamos en un combustible que no dañara el medio ambiente ni afectara a las comunidades, que sea fácil de transportar, almacenar y que entregara una temperatura estable, junto con la propiedad fundamental de modulación. En el caso de la leña, no cumplía con los requerimientos, además, hace años que se está agotando en la Cuarta Región y la idea de seguir talando bosques no era amable”, cuenta Solano respecto a una de las motivaciones para aceptar la propuesta de Abastible que era innovación pura.

El equipo de Abastible -especializado en energía industrial- diseñó e implementó una solución integral con un modelo de quemadores industriales especialmente elaborados para el alambique, con todo tipo de opciones de regulación para controlar los niveles de calor de la destilación en cada etapa. 

Los beneficios medioambientales de la solución energética de Abastible para Cogotí se han traducido en una destilación que disminuye hasta un 25% el consumo de energía, reduce un 71% las emisiones de CO2, y un 99% las emisiones de material particulado.

Solano señala que en general, esta solución energética, además, potencia la productividad. “Una destilación de 1.400 litros realizada con vapor de caldera se demora alrededor de 10 a 12 horas. Mientras que, con fuego directo, se demora ocho. Se acortan los tiempos de destilación”. Establece también que se obtiene una destilación homogénea y controlable en todo el ciclo de la operación. 

“Creo que puedes seguir haciendo pisco artesanal, pero incorporando la mejor tecnología y para mí, Abastible la ha desarrollado en forma pionera para los pisqueros de Chile”, reflexiona.

Un verdadero socio estratégico 

Luis Solano siempre quiso emprender en la destilación del pisco y hace dos años, junto a su socio, levantaron la Bodega Galvarino en la localidad de Horcón, Valle del Elqui; y nuevamente el papel de Abastible fue fundamental para cumplir con este objetivo.

“La compañía se comprometió con el proyecto, creyó en nosotros y se transformó en nuestro socio estratégico al apoyarnos en el diseño e implementación del nuevo proceso de destilación y brindando a los pequeños y medianos emprendedores pisqueros, en el marco del proyecto Cultura Pisco, un suministro continuo con un fuerte soporte técnico” indica Solano. 

Hoy, Abastible sigue trabajando para encontrar oportunidades de mejora energética que permitan a la pisquera crecer y alcanzar mercados internacionales, a través de una operación de clase mundial, más segura, competitiva, eficiente y amigable con el medio ambiente.

Noticias Recientes

Innovación
agosto 2021Abastible realiza asesoría a NH Hotel Group y juntos implementan proyecto de eficiencia energética para reducir costos y contar con una operación más sostenible
Saber más
Reputación
junio 2021Techo-Chile lanza campaña de emergencia “Chile Comparte 2021”
Saber más
Innovación
junio 2021Producción más sostenible: Abastible y Orizon implementan proyecto de eficiencia energética
Saber más
Reputación
mayo 2021Abastible es la marca más valorada por los chilenos en la categoría gas según Estudio Chile 3D
Saber más