fbpx
julio 2019
Cilindro

Consejos para disfrutar del calor de la estufa en tu hogar

Con el frío nos surgen algunas inquietudes sobre cómo evitar enfermedades producto de  los cambios bruscos de temperatura. Sigue estos consejos para mantener correctamente la estufa y así asegurar la salud de toda la familia.

Lograr que nuestra casa esté calefaccionada con una estufa parece una tarea fácil, pero no basta solo con encenderla. Debemos tener en cuenta que es necesario cuidar a toda nuestra familia, principalmente a nuestros niños y adultos mayores, de los cambios entre la temperatura que se produce dentro y fuera del hogar. Es necesario poner mucha atención, ya que si la diferencia es demasiado brusca puede provocar enfermedades respiratorias u otras, como el molesto resfrío y la gripe.

Además, hay que poner mucho ojo con la mantención de estufas y cilindros, así como también de las condiciones que hay dentro de nuestra casa, para conservar el calor de hogar con una temperatura óptima por mucho más tiempo y en las máximas condiciones de seguridad.

Mantener correctamente la estufa y el cilindro

Lo primero es mantener y usar los artefactos en buen estado. Hay que tener en cuenta que si no es nueva, es probable que la estufa haya pasado unos buenos meses del año guardada en un rincón de nuestra casa o bodega expuesta al polvo. Por eso, antes de utilizarla, es importante limpiarla cuidadosamente, revisar que funcione el regulador y que su manguera certificada esté en buen estado. 

Además considerar que, si tiene algunos años, es recomendable hacerse asesorar por un técnico especialista. Al encenderla, el color de su llama debe ser azul, con tintes amarillentos y no presentar chispas.

Si el cilindro de gas es recién comprado, el sello y la válvula deben estar intactos. Ten presente que si sientes un fuerte olor a gas, es una mala señal, corta el suministro y ventila de inmediato. Jamás te encierres en una habitación con una estufa encendida. Recuerda que si tienes dudas con respecto al cilindro siempre puedes solicitar a tu distribuidor de gas su respectivo reemplazo.

Evitar abrigarse demasiado

Las personas que se encuentren al interior del hogar con una estufa a gas encendida no deben estar tan arropadas, ya que al salir se expondrán a una diferencia de temperatura aún mayor y podrían contagiarse con los virus que rondan el ambiente. Dejar los abrigos, parkas y gorros para usarlos en la calle y no dentro de la casa, cuando está la estufa encendida, reducirá los riesgos de contraer algún virus o enfermedad. 

La temperatura en el ambiente perfecto

Si la estufa está encendida y seguimos sintiendo frío, es probable que ésta no sea la correcta para nuestra casa. Si vamos a cualquier tienda encontraremos muchas alternativas de estufas a gas, pero ¿cuál es la mejor opción? Siempre hay que considerar el espacio a calefaccionar en metros cuadrados (1). La estufa, más el ambiente que logremos, nos dará como resultado una calefacción ideal, limpia y segura para este invierno.

Pero, ¿cuál es la temperatura ideal para tener en nuestra casa en invierno? Es entre los 19° y 21°. Lo importante es conservar el calor, que se pierde fácil por las corrientes de aire producidas por ventanas o puertas que a veces no tienen una aislación óptima. Sellar rendijas o espacios por donde se filtra el aire es fundamental, pero ojo, porque siempre es importante mantener una buena ventilación.

gas estufa temperatura

Estufa + Ventilación= Invierno Seguro

Esto es realmente esencial, se recomienda al menos 15 minutos de ventilación diarios para incorporar oxígeno y controlar la humedad ambiental. Por lo tanto el consejo es: ¡A abrir las ventanas y dejar entrar el aire para ventilar el lugar! 

Es primordial considerar que no debemos tener estufas en espacios reducidos o cerrados. Por ejemplo, en dormitorios pequeños o la inevitable tentación de bañar a nuestros hijos con la estufa prendida. En vez de brindarnos placer, esto se puede convertir en un serio peligro. ¿Por qué? Porque no asegura una correcta ventilación y puede terminar con graves riesgos para la salud con una intoxicación que puede producir incluso la muerte.

¿Y el cilindro?

Por último, aunque no menos importante, es que debemos tomar ciertas precauciones para guardar los cilindros. Mientras no los utilicemos, ya sea que estén vacíos o llenos, lo mejor es mantenerlos en un espacios ventilados y abiertos como terrazas o logias, en posición vertical, teniendo en cuenta que siempre deben estar alejados de lugares en donde se concentre el calor o el fuego. Si no se van a utilizar hasta el otro invierno, es recomendable que no se mantengan conectados al regulador de la estufa.

Respecto a su uso, la normativa vigente no permite el uso de cilindros de gas edificios de departamentos para aparatos fijos (cocinas, calefones) y sólo se permite el uso de cilindros de hasta 15 Kg., para artefactos móviles, donde los cilindros se encuentren incorporados (estufas). De igual forma, se permite el uso de cilindros de 5, 11 y hasta 15 kg en viviendas sociales de hasta 5 pisos (2).

Para más información revisa el sitio de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles

Y, finalmente, ¡no te quedes sin gas, recuerda hacer tu pedido de gas a tiempo y así evitar sentir las bajas temperaturas de este invierno! 

 


(1) Fuente: Sernac
(2) Fuente: SEC

Articulos Recientes

Cilindro
septiembre 2019Disminuye la contaminación usando parrillas a gas
Saber más
Autogas
julio 2019Los combustibles y su impacto en el calentamiento global
Saber más